Área privada

¿Necesitas ayuda?

91 665 59 51

¿Necesitas ayuda?

91 665 59 51

Cómo abonar el jardín paso a paso para que tus plantas crezcan sanas

Cómo abonar el jardín

Un chalet, un patio o un huerto lleno de flores vibrantes, árboles frondosos y saludables es el sueño de cualquier amante de la naturaleza pero, para cumplir este objetivo, son necesarios ciertos conocimientos de jardinería.

Si no eres experto y desconoces cuál es la función que desempeñan los componentes que conforman estas especies vegetales, hoy te vamos a contar con todo detalle cómo abonar el jardín para que tus plantas se alimenten de los nutrientes necesarios para su crecimiento y desarrollo.

Aunque la mejor época para abonar las zonas verdes depende de varios factores, como el tipo de especie, el clima y la condición del suelo, uno de los momentos más adecuados es durante la primavera.

En esta estación del año es cuando las plantas comienzan a crecer y necesitan un impulso de nutrientes para un desarrollo óptimo tras el invierno, que es la época cuando se suelen agotar estos alimentos del suelo.

Sigue leyendo si quieres conocer la importancia de la fertilización, la elección del abono adecuado y su aplicación correcta.

Importancia de la fertilización para el suelo y las plantas

El suelo, con el tiempo, puede perder nutrientes esenciales para el crecimiento de las plantas. Saber cómo abonar el jardín te asegura que tus especies vegetales crezcan sanas y el suelo siempre tenga los nutrientes necesarios.

Estos son los beneficios más destacados de la fertilización:

  • Crecimiento de las plantas más rápido y con mayor fuerza, desarrollando tallos y hojas más robustas.
  • Floración abundante con un aumento de su tamaño, color y fragancia.
  • Mayor resistencia las a plagas, enfermedades y condiciones climáticas adversas.
  • Enriquecimiento de la estructura del suelo, incrementando, así, su capacidad de retención de agua y nutrientes.

como abonar mi jardin

Cómo abonar el jardín paso a paso

Antes de explicarte cómo abonar el jardín de forma ordenada, vamos a detenernos en un punto previo que marcará todo este proceso, y es decidir si utilizaremos mantillo como apoyo al proceso de fertilización.

También conocido como acolchado o «mulch», el mantillo es una capa de material orgánico que se coloca sobre la superficie del suelo del jardín y que incrementa su riqueza orgánica. A su vez, retiene el agua en la tierra y no deja que ésta se endurezca con el calor que puede hacer en verano.

Es precisamente, en el mantillo, donde las plantas encuentran la mayor parte de los nutrientes que necesitan para vivir. No obstante, cómo cualquier otro alimento este se va consumiendo, por lo que es conveniente que, de forma periódica, se esparza de nuevo.

Existen diferentes tipos, pero en general, podemos hablar de:

  • Mantillos con tierra. Especialmente adecuados para árboles y arbustos que están fabricados con césped de prado y retienen bien el agua.
  • Mantillos sin tierra. Son los más adecuados para plantas cultivadas en macetas y están compuestas por turba o sustitutos.

Elección del abono

La elección del fertilizante dependerá del tipo de plantas, las necesidades del suelo y las preferencias personales.

En cuanto a los abonos propiamente dichos (dejando a un lado el mantillo), podemos hablar, también, de dos modalidades:

  • Abonos orgánicos. Son de origen natural, como compost, estiércol o humus de lombriz. Se descomponen lentamente y liberan los nutrientes de forma gradual.
  • Abonos inorgánicos. Son de origen sintético y se presentan en forma líquida, granulada o soluble en agua para Liberar los nutrientes de forma rápida y precisa. Uno de los más conocidos es el nitrofoska azul.

Preparación del suelo

Antes de aplicar el abono, hay preparar el suelo para asegurar una absorción óptima. Para ello,  recomendamos las siguientes acciones:

  • Eliminar las malas hierbas y piedras.
  • Remover la tierra superficial con una pala o rastrillo.
  • Regar el suelo para que esté húmedo, pero no encharcado.

abono jardines

Aplicación del fertilizante

Si no sabes cómo abonar el jardín, te recomendamos seguir las instrucciones del fabricante y así no equivocarte con la cantidad y forma de aplicación del fertilizante.

Si usas un abono orgánico, espárcelo sobre la superficie del suelo y cúbrelo ligeramente con tierra. Mientras, si el abono es inorgánico, dilúyelo en agua según las indicaciones y regar las plantas con la solución.

Regar y monitorizar las plantas posteriormente

El riego ayuda a que el abono se disuelva y penetre en el suelo, así que aprovecha para regar el jardín.

Luego, los días posteriores, observa el crecimiento y desarrollo de las plantas para determinar si la fertilización está siendo efectiva. En caso de ser necesario, ajusta la cantidad o frecuencia de aplicación del abono.

Por último, te recomendamos que no abuses del abono, ya que puede ser perjudicial para las plantas. Es mejor aplicar pequeñas cantidades de fertilizante con frecuencia que una sola aplicación grande.

Aunque ya te hemos contado cómo abonar el jardín paso a paso, si necesitas la ayuda de profesionales, en Serpasat también funcionamos como empresa de jardinería, con servicios integrales o mediante actuaciones concretas para que tus espacios verdes estén siempre cuidados.

CONTÁCTANOS

Inicia sesión para entrar en el área privada
Abrir chat
1
Hola, estas en la Web de Serpasat:
¿En qué podemos ayudarte?